domingo, 9 de abril de 2017

El Camino de Salida del Sin Sentido: Bondad y Compasión - Omar Paladini


La Monstruosidad

"... La monstruosidad tiene muchas formas pero una sola cara.

La monstruosidad de los que tienen vocación de matarifes,

despiadados en sus intereses mezquinos,

no tienen piedad del sufrimiento ajeno,

ni conciencia de su propia monstruosidad...".(1)


Cuesta a veces mantenerse despiertos cuando la dualidad nos nubla la vista.

Todo en nosotros y alrededor, en la mayoría de las mentes de quienes nos rodean, esta tamizado de dualidad sin que haya una visión más amplia abarcatíva.

Los pensamientos son herramientas, si los tomamos como "la realidad misma", como "la verdad", estamos perdidos.

No se llega a los espacios internos altos y profundos si no tomamos distancia de "realidades" y "verdades".

Más allá hay verdades más amplias, que un parcial y limitado intelecto no puede abarcar en sus límites ya que escapan a su ámbito.

Desde lo intelectual podemos interpretar "la realidad", más esa "realidad" es sin corazón, sin cuerpo, conciencia periférica, y en el mejor de los casos conciencia de sí, más con ella no alcanza para acceder a "verdades más profundas".

Y esas verdades más profundas están más allá de la fría razón instrumental.

La fría razón instrumental opera eficazmente en el mundo, más es una razón sin corazón, que en muchos casos termina siendo monstruosidad instrumental.

Si observamos a la aplicación en actos de esa razón instrumental podemos observar su lógica, donde los más brutales y monstruosos actos son justificados en pos del interés egoísta que lo mueve.

Donde La Fuerza no conecta con Bondad y Compasión nuestros actos dolor y sufrimiento provocan en el mundo; se traducen en violencia en el mundo externo y tienen su correlación en el mundo interno.

Desde el egoísmo solo la muerte se impone.

Desde Bondad y Compasión florece la vida en toda su expresión.



Crítica, Autocrítica, Bondad y Compasión

Si quiero cambiar al mundo, si quiero cambiar la sociedad a mi capricho y buen entender, tendré que cambiarme simultaneamente a mi mismo, de lo contrario la acción solo sera aspirinas para curar un cáncer.

Un poco de autocrítica tampoco viene mal.

No la autocrítica de la auto flagelación, sino la crítica desde un nivel de conciencia un poco más despierta,

sin tanto ensueño compensatorio de miseras carencias psicológicas imaginarias

impuestas por una sociedad de consumo decadente y enferma,

donde la violencia estructural es reina y señora de una cultura egoísta cada vez más monstruosa.
Un poco aunque más no sea de bondad y compasión por quienes nos rodean quizás sean también necesarias,

sobre todo bondad y compasión para la gente más cercana,

y desde ahí bondad y compasión con nosotros mismos ya que todos somos uno, no hay dos.



El Como

"¿Como llevar todo esto a la práctica?"(2) nos preguntamos.

Hay formas para poner esto en práctica. De hecho hay gente que lo lleva adelante.

El trabajo de los trabajos es el trabajo por la generación de un ser humano más despierto y de una sociedad humana que se pueda llamarse tal.

Las condiciones para ese salto cualitativo están dadas.

El mundo, la gente, esta interconectada, las fronteras se diluyen y el mantener a la gente dormida, obnubilada, desde las estructuras de poder ya les va costando cada vez más.


Trabajando internamente y externamente a un tiempo es posible traspasar la barrera hacia una nueva humanidad.

Internamente usando las herramientas acumuladas a través del tiempo histórico, como las de gimnasia psicofísica, trabajos con la atención, autoconocimiento y otras herramientas de integración de contenidos internos -transferencia y autotransferencia-.

Y después hay otras herramientas de más peso que se pueden trabajar internamente.

Y el trabajo externo tiene que ver con lo social y lo cultural a la par que se va trabajando internamente, y desde ahí se pueden ir dando síntesis psíquicas que le den permanencia al proceso de cambio social e interno, en concomitancia, en unidad.

Todo cambio externo requiere de una transformación interna, y toda transformación interna se refleja externamente de una forma u otra.

Si prendes una luz interna iluminas a tu alrededor; y si estamos oscurecidos, la luz externa, por más tenue que sea nos ilumina. Es un ida y vuelta, no dualidad, es unidad.

Las formas de llevar adelante este trabajo simultaneo interno/externo, han sido, y son muy variados, y dependen de lo que la gente este dispuesta a llevar adelante, tanto internamente como socialmente.

El como no esta definido de antemano, aunque hay herramientas probadas en su eficacia; los trabajos con la atención, por ejemplo, son herramientas que desde hace algunos miles de años vienen siendo usadas, lo cual facilita el acceso desde la conciencia vigílica ordinaria hacia la conciencia de sí.

Desde la conciencia de sí se puede tomar distancia de los procesos mecánicos, de los procesos condicionantes, dependientes y reflejos. Desde la conciencia de sí se puede tener reversibilidad en las respuestas ante estímulos y se pueden romper los ciclos de la repetición hacia procesos intencionales de transformación social y de autotransformación personal.


_____________________________________________________________________

Notas

1. Extraído de "Divagaciones - N° 0000 a 0100" - Omar Paladini - https://omarpal.blogspot.com.ar/2016/07/divagaciones-n-0000-0100-omar-paladini.html

2. "¿Como llevar todo esto a la práctica?" fue la pregunta de una amiga en relación con este tema.
_____________________________________________________________________

Texto ampliado el día 14-04-2017 - 16:10 Hs.
_____________________________________________________________________
.